Epsilones
Pifias actuales
Siguenos en Blogger

 ◄
► 
Siguiente
   
 

Los valores del señor Eigen

Una de las tantas aproximaciones hechas por los modeladores implicaba el estado cuántico de la proteína, que era descrito matemáticamente en términos de valores de Eigen para los enlaces entre átomos: estados cuánticos que poseían valores definidos para cosas tales como la posiciòn del enlace y su energía vibratoria.
 
 

Teranesia, p.236

 

Teranesia es una estupenda novela del magnífico escritor de ciencia ficción hard Greg Egan. Si no he incluido su nombre bajo el párrafo anterior es porque no le he querido hacer responsable de la pifia que quiero comentar, pues los responsables son evidentemente los encargados de la edición, aunque la verdad es que da la sensación de que nadie editó este libro y que se limitaron a imprimir lo que alguien tradujo a la carrera. Si no no se explica la enorme cantidad de frases incompletas, de palabras repetidas, de errores tipográficos, de párrafos sin sentido...

Confieso que cuando leí el párrafo citado, por un segundo me pregunté ¿Eigen?, ¿quién es Eigen? Pasado este segundo de estupor caí en la cuenta de lo que había pasado: la traductora había leído en el original la palabra eigenvalues. Al no conocerla se iría a su diccionario de inglés, donde tampoco la encontraría, lo que la llevaría a probar con la enciclopedia, donde se encontró conque Eigen es el apellido del nobel de química Manfred Eigen. ¡Eureka! Un químico y hablamos de proteínas, pues eso es eigenvalues, 'valores de Eigen'.

Pero no. La palabra inglesa eigenvalue está formada por el prefijo alemán eigen, que quiere decir 'propio', y value, 'valor'. En castellano se traduce a veces como 'autovalor' y otras, más literalmente, como 'valor propio'. (En el contexto del álgebra lineal, estos valores propios son aquellos escalares λ que, dada una matriz cuadrada A, hacen que el determinante det(A - λI) sea igual a cero). Y sí, los estados cuánticos se describen en términos de autovalores o valores propios.

Traducir es una tarea difícil, ingrata y a veces imposible. No se necesita tan solo conocer a la perfección los dos idiomas implicados, sino saber de lo que se está hablando. No se puede poner a traducir un texto de filosofía a alguien que no sabe filosofía. Es demasiado frecuente que pongan a traducir ciencia ficción a gente que no sabe nada de ciencia. "Total, qué más da", dirán los avispados editores.

 
 
Comentarios
Epsilones. Página + o - matemática de Alberto. Correo: alberto@epsilones.com. En la red desde el 4-7-2002 (ya hace). Última actualización: ver Novedades.
Siguenos en Blogger
 

 

Con esto se termina la página:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player