Epsilones
Literatura
Siguenos en Blogger

 ◄
► 
Siguiente
           
   

Frankenstein

La invención, hay que admitirlo humildemente, no consiste en crear del vacío, sino del caos; en primer lugar hay que contar con los materiales; puede darse forema a oscuras sustancias amorfas, pero  no se puede dar el ser a la sustancia misma.

[...]

En esta disposición de ánimo me consagré a las matemáticas y a las ramas de esa ciencia, puesto que era la única edificada sobre firmes cimientos, y digna por tanto de mi interés.

[...]

La química es la rama de la filosofía natural en la que se han hecho y pueden hacerse los más grandes profresos; es es la razón por la que la he convertido en mi especialidad; pero al mismo tiempo, no e descuidado las demás ramas de la ciencia. Sería un mal químico si me dedicara solamente a esa parcela del saber humnao. Si dudeseo es llegar a ser verdaderamente un hombre de ciencia y no un mero experimentador, le aconsejo que se aplique en todas las ramas de la filosofía natural, incluidas las matemáticas.

[...]

Nadie sino aquellos que las han experimentado pueden imaginar las seducciones de la ciencia. En los estudios se puede llegar hasta donde han llegado los demás, y nada hay más allá; pero en una investigación científica hay continuamente terreno para el descubrimiento y el asombro.


 
  Mary W. Shelley. Frankenstein, pp.13,51,59,62.

   
 
Comentarios
Epsilones. Página + o - matemática de Alberto. Correo: alberto@epsilones.com. En la red desde el 4-7-2002 (ya hace). Última actualización: ver Novedades.
Siguenos en Blogger
 

 

Con esto se termina la página:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player