Epsilones
Literatura
Siguenos en Blogger

 ◄
► 
Siguiente
           
   

Las matemáticas: encerrarse en la torre

Sin embargo, ese cielo estrellado parecía ajeno a cualquier interpretación catastrófica: emanaba serenidad, armoniosa e inaudible música. El topos uranos, el hermoso refugio. Detrás de los hombres que nacían y morían, muchas veces en la hoguera o en la tortura, de los imperios que arrogantemente se levantaban e inevitablemente se derrumbaban, aquel cielo parecía constituir la imagen menos imperfecta del otro universo: el incorruptible y eterno, la suma perfección que sólo era dable escalar con los transparentes pero rígidos teoremas.

También él había intentado ese ascenso. Cada vez que había sentido el dolor, porque esa torre era invulnerable; cada vez que la basura ya era insoportable, porque esa torre era límpida; cada vez que la fugacidad del tiempo lo atormentaba, porque en aquel recinto reinaba la eternidad.

Encerrarse en la torre.

***

Como en otros momentos parecidos de asco y tristeza por los hombres (por él mismo), volvió el recuerdo aquel. Por qué, qué tenía de primordial en su vida? Llevaba los apuntes de cálculo infinitesimal al Dr. Grinfeld, en el crepúsculo. Las cúpulas plateadas del observatorio comenzaban a destacarse con su sereno misterio en la oscuridad que bajaba suavemente, como callados vínculos con el espacio cósmico. Caminaba por los senderos entre los introvertidos árboles del Bosque de La Plata. El universo armonioso de los astros en sus eclípticas. Los exactos teoremas de la mecánica celeste.

***

—Desde chico tuviste terror a las cuevas.
No era tanto una pregunta como una afirmación que yo debía confirmar.
—Sí —respondía yo mirándolo fascinado.
—Tuviste asco por lo blando y lo barroso.
—Sí.
—Por los gusanos.
—Sí.
—Por la basura, por los excrementos.
—Sí.
—Por los animales de piel fría que se meten en los agujeros terrestres.
—Sí.
—Ya sean iguanas, ratas, hurones o comadrejas.
—Sí.
—Y por los murciélagos.
—Sí.
—Seguramente porque son ratas aladas, y para colmo animales de las tinieblas.
—Sí.
—Entonces huiste hacia la luz, hacia lo límpido y transparente, hacia lo cristalino y helado.
—Sí.
—Las matemáticas.
—Sí, sí!


 
  Ernesto Sábato. Abaddón el Exterminador, pp.97,281,367.

   
 
Comentarios
Epsilones. Página + o - matemática de Alberto. Correo: alberto@epsilones.com. En la red desde el 4-7-2002 (ya hace). Última actualización: ver Novedades.
Siguenos en Blogger
 

 

Con esto se termina la página:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player