Epsilones
Literatura
Siguenos en Blogger

 ◄
► 
Siguiente
           
   

Un arca mesopotámica

¡Hombre de Shurupakk, hijo de Ubartutu,
derriba esta casa y construye una nave,
abandona las riquezas y busca la vida,
desprecia toda propiedad y mantén viva el alma!
Reúne en la nave la semilla de toda cosa viviente.
Que las dimensiones de la nave que has de construir
queden bien establecidas:
su longitud ha de ser igual que su anchura;
como a Apsu, dale un techo."

[...]

Diez docenas de codos de altura tenía cada uno de sus lados,
diez docenas de codos cada lado de la cuadrada cubierta.
Di forma a sus costados y los uní.
De seis cubiertas doté a la nave,
que quedó dividida en siete partes.
Dividí su planta en nueve partes.

[...]

Toda mi familia y parientes fueron subidos a bordo.
Los animales del campo, las bestias salvajes del campo
y todos los artesanos, dispuse que subieran a bordo.

[...]

Durante seis días y seis noches
sopló el viento del diluvio,
la tormenta del sur barrió la tierra.


 
  No, estos fragmentos no pertenecen a la Biblia, aunque la historia que se cuenta es, efectivamente, la del diluvio universal: se trata de la primera versión conocida del mito, escrita mil años antes que la del Génesis hebreo. Forma parte del Poema de Gilgamesh, quizá la primera epopeya de la literatura universal. Aquí Noé se llama Ut-Napishtim, y construye por orden de los dioses un arca. Lo sorprendente de esta nave es que su forma es perfectamente cúbica.

   
 
Comentarios
Epsilones. Página + o - matemática de Alberto. Correo: alberto@epsilones.com. En la red desde el 4-7-2002 (ya hace). Última actualización: ver Novedades.
Siguenos en Blogger
 

 

Con esto se termina la página:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player