Epsilones
Escultura
Siguenos en Blogger

 ◄
► 
Siguiente
         
   

Cinta sin fin

Es increíble el poder de sugerencia que tiene la cinta de Moebius para los artistas. Aquí tenemos otro ejemplo, en este caso tridimensional, escultórico, en lo que quizá sea su medio natural. Max Bill, artista suizo nacido en 1908, estaba en 1935 trabajando distintas posibilidades para una escultura colgante cuando creó un objeto de una sola cara al que llamó Cinta sin fin. Su investigación no fue por tanto científica ni matemática, sino puramente estética. En aquel momento no era consciente de que tales superficies se conocían desde hacía un siglo, y cuando lo supo sintió tal frustración que abandonó durante años toda investigación en este sentido.

Afortunadamente superó este humano prejuicio acerca de la prioridad y siguió trabajando sobre problemas topológicos y superficies de una sola cara. Y es que opina que "es posible desarrollar un arte basado en gran parte en el pensamiento matemático". [To Infinity and Beyond, pp.139-141.]

Por si alguien se pasa por allí, una versión en piedra de esta obra (llamada esta vez Unendliche Schleife) se puede ver en el Centre Pompidou de París.

 

 
         
  Eindeloze Kronkel. Max Bill, 1953-56. Web: Middelheim Open Air Museum of Sculpture.

 
 
Comentarios
Epsilones. Página + o - matemática de Alberto. Correo: alberto@epsilones.com. En la red desde el 4-7-2002 (ya hace). Última actualización: ver Novedades.
Siguenos en Blogger
 

 

Con esto se termina la página:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player