Epsilones
Pintura
Siguenos en Blogger

 ◄
► 
Siguiente
         
   

El astrónomo

Ver un cuadro de Vermeer es un auténtico privilegio, una experiencia única: al contemplar sus obras uno no asiste a una escena más o menos lograda. Lo que percibimos es el mismo tiempo representado en una sola imagen: mágicamente vemos caer la leche, o moverse la cortina empujada por el viento, o intuimos cómo el rostro de una joven acaba de mudar a causa de nuestra irrupción. Pero lo más asombroso es que vemos pensar, pues así es como Vermeer pinta a sus personajes: ensimismados, y pensando.

El esquema de sus lienzos casi siempre sigue el mismo modelo: una ventana a la izquierda por donde penetra la luz que ilumina una escena de interior en la que se encuentra un personaje dedicado a alguna actividad apacible. Tal aparente sencillez compositiva le son suficientes a Vermeer para alterar el trascurso del tiempo y hacernos dudar de nuestros sentidos.

 

 
         
  El astrónomo. Johannes Vermeer, 1668. Web: Museo del Louvre.

► Artes: El geógrafo.
► Web: Montaje.

 
 
Comentarios
Epsilones. Página + o - matemática de Alberto. Correo: alberto@epsilones.com. En la red desde el 4-7-2002 (ya hace). Última actualización: ver Novedades.
Siguenos en Blogger
 

 

Con esto se termina la página:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player