Epsilones
Pintura
Siguenos en Blogger

 ◄
► 
Siguiente
         
 

 

Los embajadores

Los retratos de Hans Holbein se caracterizaron por ser "puros ejercicios de exaltación de la dignidad de la persona retratada" [El gran arte - Pintura, p.277], aunque esta obra, Los embajadores, es mucho más.

Los dos retratados nos muestran al hombre de acción junto al de vida contemplativa, y entre ellos, en dos estantes, distintos instrumentos y libros simbolizan sus disciplinas más apreciadas: la artimética (representada por un libro de Peter Apian), la geometría, la música y la astronomía.

Sin embargo, lo que más llama la atención es la extraña figura que aparece en diagonal a sus pies. Se trata de una anamorfosis, una figura que solo se verá correctamente si miramos el cuadro desde uno de sus extremos. Si lo hacemos, descubriremos que se trata de una calavera.

La calavera ha sido siempre el memento mori por excelencia, el símbolo preferido por los pintores para recordarnos a los humanos que antes o después, pese a todas nuestras vanidades, acabaremos encontrando la muerte. Pero en este caso la distorsión habla además de lo engañoso de los sentidos y nos avisa de que tras las apariencias solo podremos descubrir la verdad si miramos correctamente.

 

 
         
  Los embajadores. Hans Holbein, 1533. Londres, web: National Gallery.

 
 
Comentarios
Epsilones. Página + o - matemática de Alberto. Correo: alberto@epsilones.com. En la red desde el 4-7-2002 (ya hace). Última actualización: ver Novedades.
Siguenos en Blogger
 

 

Con esto se termina la página:

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player